¿Qué documentos es prioritario destruir?

Si has pasado por este espacio en algún momento, tendrás claro que es fundamental llevar a cabo una correcta eliminación de documentos y de información confidencial que se maneje en el día a día de tu empresa. Pero, ¿qué documentos es prioritario destruir? ¿De cuáles nos tendremos que ocupar en un primer momento? Vamos a tratar de explicártelo en este siguiente post.

Ya sabes que en Natura Activa somos grandes especialistas en deshacernos de todos aquellos documentos que ya no necesitas. Ofrecemos diferentes medios y técnicas, como puede ser, por ejemplo, la trituración de documentos, uno de los más habituales en la actualidad. Además, ofrece distintas alternativas y tamaños finales de los restos de papel. Si necesitas ayuda, asesoramiento o simplemente tienes dudas, te esperamos con los brazos abiertos para ofrecerte un servicio de calidad y ajustado a tus necesidades.

Ahora bien, ¿se te han ido acumulando los archivos, carpetas, folios y libros durante largo tiempo? ¿Te ves en la necesidad de darles salida y no sabes qué documentos es prioritario destruir? Podemos ayudarte. Estamos aquí para ayudarte.

Descubre qué documentos es prioritario destruir

En nuestra experiencia, la destrucción de información lleva implícita una selección cuidadosa de todo lo que es preciso destruir. No en vano, no podemos olvidar que existe cierta información empresarial o legal que es obligatorio conservar durante periodos de tiempo determinados. En cualquier caso, el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), así como la Ley de Protección de Datos (LOPD) son dos elementos destinados a la protección de los datos personales. Su misión será evitar la suplantación o el robo de identidades. En ellos están impuestas diferentes sanciones para aquellas compañías que los incumplan.

Pero si te preguntas qué documentos es prioritario destruir, tienes que saber que existe distinta documentación que es preciso eliminar llegado el momento:

  • Documentos de entidades financieras con información fiscal o bancaria.
  • Información sobre saldos, números o identidades de tarjetas de crédito.
  • Nóminas.
  • Cualquier documento con listados de clientes, proveedores y trabajadores.
  • Información sensible de operaciones financieras.
  • Declaraciones de impuestos, IVA, Renta…
  • Cualquier multa, recibo, pago o sanción cuyo origen sean organismos oficiales o administraciones públicas. Esto es importante incluso en aquellas en las que ya haya prescrito.
  • Informes médicos vigentes o caducados.
  • Información sobre seguros.
  • Pasaportes, NIF o NIE vigentes o caducados.
  • Documentación relativa a subsidios o subvenciones.
×