¿Cuáles son los objetos más difíciles de reciclar?

El pasado 17 de mayo se celebró el Día Mundial del Reciclaje, cuyo principal objetivo es el de seguir concienciando sobre la importancia de llevar a cabo un tratamiento adecuado a los desechos que generamos día tras día. Esa fecha nos dio la idea de la temática del siguiente post que queríamos hacer: ¿Cuáles son los objetos más difíciles de reciclar? Te vamos a presentar los principales.

¿Sabrías decir algún material o desecho cuyo proceso de tratamiento y recuperación plantee serias dificultades y se necesite ser extremadamente eficaz? No todos los materiales son iguales y, por tanto, hay algunos que ofrecen una mayor resistencia a la reutilización.

En la lista de los objetos más difíciles de reciclar nos encontramos, por ejemplo, los chicles. Directamente, hay muchísima gente que no sabe que pueden ser reciclados y decide tirarlos directamente a la basura. Lo cierto es que es uno de los gestos más dañinos para el medio ambiente, ya que su degradación en la naturaleza tarda un mínimo de cinco años.

Las bolsas de plástico son otro de los materiales más delicados, aunque todo dependerá del grosor y el tipo que sean. Se estima que pueden llegar a durar varios cientos de años. Se trata de un inconveniente muy a tener en cuenta, puesto que apenas una de cada tres bolsas de plástico termina en el contenedor amarillo. Por todo ello, cada vez son más los movimientos que buscan favorecer el uso de bolsas de tela o de papel reciclado.

Las famosas y modernas cápsulas de café son otro de los objetos más difíciles de reciclar que tenemos hoy en día. Son, además, una seria amenaza para el medioambiente. En primer lugar, por su composición, con una mezcla de aluminio y plástico. En segundo lugar, porque muy pocas personas las depositan en el contenedor adecuado.

¿Sabías que las colillas de los cigarros también se pueden reciclar? Si las separamos en bolsas, pueden ser tratadas de una manera adecuada. En vez de eso, nos limitamos a tirarlas al suelo o a una papelera, impidiendo su recuperación.

Algo parecido ocurre con los pañales, que son mezcla de materia orgánica y otros tipos de plásticos y telas. Su separación, por tanto, es bastante complicada para los padres. Una solución eficaz sería apostar por la compra de pañales reciclados.

En último lugar, en la lista de los objetos más difíciles de reciclar no podían faltar los juguetes, una combinación entre plásticos, telas y metales que deben ser llevados a centros de recogida para su aprovechamiento.

    Posteado en Reciclaje