Consecuencias legales de la no destrucción de información confidencial

¿Sabías que pueden existir consecuencias legales de la no destrucción de información confidencial para ti y para tu empresa? Se trata de un tema muy serio que hay que tomarse con la importancia que tiene. No. Por desgracia, no será suficiente con comprar una trituradora de papel. Va mucho más allá.

Diariamente, es mucha la información importante y confidencial que se mueve en una empresa. Estamos hablando, por ejemplo, de nóminas, contratos, documentos con la información de la compañía, los datos personales de clientes o contactos… Para deshacernos de ellos, no se pueden tirar a una papelera sin más. Es preciso cumplir con todas las reglamentaciones impuestas en la Ley de Protección de Datos.

Las consecuencias legales de la no destrucción de información confidencial pueden llegar a suponer importantes y costosas multas para cualquier empresa. Por ello, es conveniente concienciarse sobre su importancia y tomarse la molestia de ejecutarlo todo de manera correcta.

Básicamente, podríamos decir que son tres las alternativas que disponemos para la destrucción de información importante: incineración, trituración y contratar una empresa profesional. Lo habitual es que una empresa no cuente con las instalaciones debidamente adecuadas para la quema de documentos de forma segura. Se trata de una opción eficaz, pero peligrosa.

La trituración es otra vía que tenemos para evitar las consecuencias legales de la no destrucción de información confidencial. Sin embargo, no se tratará únicamente de triturar el papel, sino que después deberemos deshacernos de ellos de forma adecuada. Algo que no siempre es fácil. La tercera opción, la más rápida y eficaz, es confiar en especialistas en este campo que sean capaces de ofrecernos un servicio a la altura de nuestras expectativas y sin el más mínimo riesgo para nosotros o nuestra compañía.

Principales consecuencias legales de la no destrucción de información confidencial

¿Qué puede ocurrirnos si no destruimos los documentos confidenciales? Si decidiéramos voluntariamente no cumplir los términos del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), podemos ser objeto de multas importantes. Para esquivarlas, necesitas además un certificado de destrucción. Un documento en el que se detalla qué documentos se han destruido y que se ha seguido todo lo establecido por la ley.

Además de la cuantía económica, también tendremos que hacer frente a una crisis de reputación de nuestra empresa.